11 de novembre de 2005

viviendo con el enemigo

las oficinas son esos lugares herméticos donde, entre post-it y jarros de café, se pueden escuchar comentarios pelotudos como:

-¿yo? voy a votar a Pro
-el único programa que no me pierdo es el de Niembro
-¡qué maravilla! ¡qué genio este Nik!


posta